Para tener una bonita y armónica sonrisa es importante mantener una óptima salud de encías y dientes.

Por ello, creemos fundamental educar al paciente en las técnicas de higiene y cuidado de su boca, así como enseñar todas las directrices necesarias en cuanto a PREVENCIÓN y SALUD bucodental para evitar problemas dentales en el futuro.

Recomendamos visitar al dentista al menos cada seis meses , para así hacer un diagnóstico precoz de los posibles problemas . En cuanto a pacientes periodontales se refiere , deberán acudir a la consulta cada cuatro meses.

Lo ideal es cepillarse después de cada comida. Pero hacemos hincapié en el cepillado antes de acostarse porque durante la noche se reduce la secreción de saliva , lo cual favorece la aparición de caries.

Debemos prevenir al máximo los problemas dentales para minimizar a lo posible los implantes dentales.

En Clínica Dental Parque le enseñaremos las técnicas de cepillado más adecuadas para cada paciente. El cepillado debe durar unos 2-3 minutos, limpiando todas las caras del diente (interna, externa y masticatoria).

Para las zonas interdentales es muy importante el uso de la seda dental, cepillos interproximales e irrigador bucal.

No debemos olvidarnos de la limpieza de la lengua, porque se depositan restos de alimentos dando lugar a una lengua con aspecto blanquecino, mal aliento, etc. Podemos limpiarla con el mismo cepillo dental o con un limpiador lingual específico.

El flúor es uno de los pilares básicos en la prevención de caries. Fortalece el esmalte haciéndolo más resistente frente a la agresión de los ácidos de la placa bacteriana. Produce además la remineralización del esmalte ya desmineralizado, aumentando la resistencia de éste.

Además reduce el metabolismo bacteriano de hidratos de carbono en la placa e inhibe la formación de placa bacteriana sobre la superficie de los dientes.

El flúor lo podemos encontrar en colutorios diarios o semanales, gel de flúor, pastas de dientes fluoradas...

Con el que más se adapte a su gusto. Son igual de efectivos si se utilizan correctamente. Recomendamos el cepillo eléctrico sobre todo en personas que no pueden cepillarse solas como ancianos o discapacitados, o en personas que a pesar de haberles enseñado técnicas de cepillado, les cuesta mucho por falta de destreza.

Cada tres meses. Para acordarse , es buena la regla de que cada cambio de estación, un nuevo cepillo. Ahora bien, si las cerdas se abren y se estropean antes, ese es el momento de cambiar de cepillo. Si es eléctrico, las cerdas del cepillo se decoloran y esto advierte que hay que cambiar el cabezal.

La frecuencia de una tartrectomía va a depender de las características de cada paciente. Depende de la calidad dental, del tipo de saliva, si el paciente es fumador o no, de la higiene diaria que cada uno haga de sus dientes, si es portador de ortodoncia, paciente periodontal...

Lo general es realizarlas cada seis meses o un año. Nuestro equipo le recomendará cuando es el momento más recomendable.

Salud y prevención bucodental